El testamento es el documento donde se plasma la decisión de una persona con respecto a su patrimonio, designado a las personas que lo recibirán en el momento de su muerte. Su finalidad básica es que el patrimonio perdure a pesar de que el dueño de éste muera.

En el testamento se puede reconocer a los hijos procreados y las deudas contraídas. A estas disposiciones se les denomina cláusulas irrevocables. Su característica es que una vez manifestadas en un testamento, prevalecen, aun cuando el autor de la herencia formule un nuevo testamento.

Sin embargo, no todo el mundo conoce a detalle en que consiste el proceso de crear un testamento; a continuación te presentamos algunos puntos importantes que te serán de utilidad en el momento en que decidas tramitar este documento


testamento


1) Citas

Existen dos tipos de cita en el testamento; la inicial y la de firma.

En la primera, que se recomienda sea presencial, el cliente acude a la notaría para conversar sobre su situación particular, obtiene asesoría sin costo, llena un formulario y, una vez claro el contenido, se procede a la redacción del testamento.

Después, se acuerda una segunda reunión, se da lectura del testamento y se firma; puede transcurrir una o dos semanas entre una y otra cita.

También existen casos urgentes, por ejemplo, cuando la persona se encuentra en grave estado de salud, el trámite se agiliza y se hace prácticamente en una sola sesión, incluso, en muchas ocasiones, el notario redacta ahí mismo el testamento de su puño y letra.

2) Requisitos y documentos necesarios

Sólo hay que ser mayor de 16 años y presentar una identificación oficial con fotografía ya sea tu pasaporte, tu cédula profesional o tu licencia de conducir.

Las personas con alguna discapacidad (sordera, ceguera, etcétera), que no puedan, no sepan firmar o no conozcan el idioma español, deberán presentarse con dos testigos, uno que atestigüe propiamente y otro que, además, firme el testamento a su ruego, si es el caso.

3) Testamento, paso a paso

  • Acude a la Casillas y Casillas Notarios SC para contar con el respaldo de nuestros notarios certificados, quienes te entregarán un formato que deberás llenar con tus datos generales y los siguientes puntos:
  • Heredero o herederos (Si es más de uno necesitas indicar qué porcentaje de tu herencia corresponderá a cada parte).
  • Quién será tu albacea, es decir, la persona que hará que se cumpla lo que estableció en su testamento. También es quien inicia los trámites notariales para entregar la herencia a las personas que se designó.
  • Si tienes hijos menores de edad, necesitas nombrar a un tutor, a un sustituto para esa persona, e incluso a un curador, quien vigilará su actuación con tus hijos y la administración de sus bienes.
  • Entregar el formato lleno más una copia de tu identificación oficial con fotografía.
  • Días después se comunicarán de la notaría para avisarte que tu testamento está listo, entonces, podrá ser firmado.
  • Una vez firmado, el notario lo lleva al Archivo General de Notarías o al Registro Público de la Propiedad y realizará el aviso del testamento para su integración a la Base de Datos del Sistema Nacional del Registro de Avisos de Testamento.
Aproximadamente un mes después, podrás recoger tu testamento en original en Casillas y Casillas Notarios SC.

¿Qué pasa si no hago testamento?

Si no haces testamento puedes provocar que su familia se enfrente a gastos mucho mayores y pérdidas de tiempo, y en muchas ocasiones, a graves problemas entre aquellas personas que consideren tener derecho a recibir los bienes, teniendo que gestionarse el intestado en un juzgado de lo familiar, con asesoría de un abogado o bien en una notaría si se cumplen los requisitos que la ley señala.

Al fallecer intestado, tus bienes no pasarán de forma inmediata a las personas que hubieras querido, sino que el Juez o el Notario que conozcan del asunto, aplicando las reglas que marca la Ley, determinarán a qué personas se declarará como herederos y como albacea.

Como se puede observar, las ventajas que tiene el testamento otorgado ante notario son enormes y muy sencillas de obtener, evitando los gastos, pérdida de tiempo y demás dificultades, que con frecuencia se presentan en los intestados.

Finalmente, se debe descartar la idea de que por el hecho de hacer testamento, nuestra muerte está próxima, sino que más bien se debe visualizar como una sencilla medida de previsión para que se cumpla fielmente nuestra voluntad cuando faltemos, evitando provocar mayores problemas y gastos a nuestras familias y protegiendo con ello el patrimonio que hemos logrado formar durante nuestras vidas.

Fuente informativa: Secretaría de Gobernación